Diario de intercambio (conmigo misma), de Kabi Nagata

No tenía muy claro si hacer esta reseña porque es en verdad un manga difícil, creo que más incluso que Mi experiencia lesbiana con la soledad pero se intentará porque me parece que merece la pena hablar de él, ya que me da la impresión de que pasó un poco desapercibido después del boom que causó la primera obra de Nagata.

Ficha Técnica:
Título: Diario de intercambio (conmigo misma)
Autora: Kabi Nagata
Nº de tomos: 2
Año: 2018-2019
Editorial: Fandogamia

¿Por qué lo compré?
1- Principalmente por Mi experiencia lesbiana con la soledad, ya que tenía en el fondo curiosidad por saber qué temas iba a tratar la autora en esta nueva obra pues parecía que lo tenía ya todo dicho pero no... Sinceramente, pensaba en no comprarlo porque me daba la sensación de que iba a ser más de lo mismo pero cambié de opinión y bueno, ahora intentaré explicarlo.

¿De qué va?
"Kabi Nagata, la autora del éxito "Mi experiencia lesbiana con la soledad", presenta este cómic de ensayo en el que se dirige a sí misma en el pasado y en el futuro para tratar de forma honesta y descarnada su relación con sus padres, su primera experiencia de emancipación, el amor, y su vida tras "su experiencia"."

Opinión (sin spoilers):
Antes de meternos de lleno con la reseña o el intento de reseña, hablaré de la edición para no ir perdiendo la costumbre. Es igual que la de su anterior obra editada, de tapa blanda con sobrecubierta con una ilustración simple que solo ocupa la portada, estando por detrás la sinopsis y algún detalle del dibujo principal, igual que en las solapas. Al quitar las sobrecubiertas nos encontramos garabatos en verde y en amarillo anaranjado en el tomo 1 y 2 respectivamente. En el interior por otra parte, lo que nos encontramos es que ambos tomos están "a color", esto es, que todo es en blanco y negro con rosa, sin tramas y todo bien sencillo, sin portadas de los capítulos y solo una página rosa a lunares para separar. Además el tomo 2 incluye una pequeña historia de Kabi Nagata titulada La melancolía de Chika en la que ya se aprecia un dibujo y una temática diferente pero relacionada, aunque luego hablaré de ella.

Sobre el dibujo, antes de ponernos de lleno con la historia, vuelve a ser muy sencillo, un poco sucio diría, sin tramas, casi sin fondos y solo en blanco y negro con toques rosas. La distribución es igual o más sencilla todavía ya que se limita a cuatro viñetas por página horizontales con un dibujo en medio y escritos a los lados, que puede variar a tres viñetas del mismo tamaño solo que más anchas y texto en uno de sus lados solamente. Lo que importa en definitiva es lo que se cuenta, no el dibujo ni cómo está representado. En la historia corta sí se presentan diferencias ya que el dibujo es bastante más elaborado y ya no hay colores pero tampoco trama propiamente dicha, pero sí sombras y texturas en gris, con un dibujo que continúa siendo algo descuidado en sus líneas pero cuyas viñetas presentan una forma más dinámica y no ya tan simple.
Pero bueno, sigamos por la historia. Si la anterior vez fue difícil hacer una reseña, esta lo va a ser más. Sinceramente al leer esta nueva obra de Kabi Nagata no recordaba la primera por la que se hizo famosa pero no deja de hacer referencias a ella así que no fue muy complicado ver por qué momento de su vida dejó de contar para empezar con el Diario de intercambio. La peculiaridad de esta obra es que es un diario de intercambio (que tanto se ve en los animes) pero con ella misma, desde el presente le escribe a su yo futuro y desde el futuro que ya es presente le comenta cosas a su yo pasado. Vemos de nuevo la vida de Nagata, sin ambajes, todos sus pensamientos, sus sentimientos, y en definitiva el cómo lidia con sus problemas de depresión, alcohol, problemas de salud y autolesiones. Es muy directo, pero vemos a través de su manga todo por lo que está pasando, cómo se siente en cada momento y qué es lo que la lleva a actuar así y ciertamente tiene todo el sentido porque podemos ver todo lo que hay detrás de sus acciones, todas sus motivaciones, y es realmente duro. Supongo que he de decir lo mismo que ya dije en Mi experiencia lesbiana con la soledad y es que esta forma de desnudar su alma al público sin filtros hace demasiado fácil que se la juzgue y se opine sobre su vida, por ello intentaré no hacerlo. Aparte de eso toca temas nuevos y no ya solo acerca de su sexualidad o su familia, que sigue hablando de su familia y de su relación con sus padres que cambia bastante a pesar de lo mucho que los criticaba en su primera obra y en verdad en el primer tomo de ésta, ya que también habla de esto mismo que acabo de comentar, lo que la puede afectar el comentario de los demás y sus opiniones. La verdad es que me gusta bastante cómo reflexiona sobre esto. Y bueno, creo que es un manga duro de leer ya que llegamos a ver cómo Nagata toca fondo y eso es difícil.

Sobre la historia corta, La melancolía de Chika, ya en ella podemos ver mucho del pensamiento de la autora y aunque si soy sincera, no ha sido una obra corta que me haya gustado, podemos encontrarnos ya con esa idea de no hacer lo que se espera de tí, de ser diferente, de no seguir las reglas cosa que no tiene por qué ser mala de por sí. En este mundo utópico digamos, sí está mal y los protagonistas intentan luchar contra ello pero a parte de ese mensaje, bien sencillo, no podemos sacar mucho más de esta historia. Es muy simple y sencilla y creo que hasta demasiado larga y con demasiado relleno para lo que nos dice pues seguramente si no conociésemos las obras largas de Nagata ésta no la entenderíamos. No me gusta mucho cómo está presentada y aunque se ve perfectamente que responde a un deseo de Nagata de no ser juzgada por no seguir el papel que la sociedad espera de tí, se aprecia un tono de descaro que creo que sobra un poco, no sé. Pero esto ya es una opinión personal.

¿Me arrepiento?
Este manga parece, y supongo que es, un diario personal de la autora donde va plasmando toda su historia, su vida, lo que ella es sin tapujos, solo que hecho público. Es difícil de leer pero sobre todo de entender y al final es bastante duro ya que no puedes llegar a comprender todo lo que pasa por su cabeza para hacer lo que hace. Ciertamente Mi experiencia lesbiana con la soledad estaba mejor hilado y tenía una historia más lógica y pensada pero esta obra es igual y distinta, en la que se nos habla desde su presente con lo que ello implica. No me arrepiento pero claramente no es apto para todos los públicos.

2 comentarios:

  1. Buenas :)

    Llevo queriéndome hacer con este manga desde que terminé el de Mi experiencia lesbiana... aunque la verdad es que no sabía qué me iba a encontrar y ahora más o menos me hago una idea. Es difícil reseñar las obras de esta mujer, de hecho, yo ni hice reseña del primero y eso que me gustó mucho. Igual cuando me compre estos dos luego me lo releo para refrescar la memoria.

    A mí es que esta autora me desarma porque habla con tanta sinceridad y sin adornos de problemas tan serios que no puedo juzgarla sino empatizar con ella. Dijeron los de Fandogamia que querían traerla al Salón del manga pero no sé yo si querrá...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mismo es tan difícil reseñar sus obras, porque al ser tan sumamente personales más que reseñar parece que estás juzgando o dando opinión sobre su vida y no es que me guste mucho pero hice lo que pude con el comentario de la obra. Eso sí, te recomiendo releer el de Mi experiencia lesbiana con la soledad porque yo sentí que me estaba perdiendo cosas al leer este.
      Sí que vi lo de que querían traerla al Salón del manga pero no sé, no creo que venga...
      Gracias por comentar :)

      Eliminar