Reseña: Silber. El primer libro de los sueños, de Kerstin Gier

Hace un tiempo ya que me leí Silber y la verdad es que me duró poco, me sirvió como la lectura amena y ligera que te distrae para que dejes de pensar en cosas más serias (cofcofTFMcofcof). Pero bueno, la reseña la hago bastante después de haberlo leido y supongo que eso repercute pero... no sé por qué me apetecía hacerla (cuando había pensado en no hacer reseña de este libro). En fin, ahí va, esperemos que salga bien.

¿Por qué lo leí?
1- He adaptado la pregunta, sí, porque este libro creo que fue un regalo de Navidad para mi hermana (que lo compré yo pero de parte de mis padres). Mi hermana lo quería porque le llamaba la sinopsis y la portada y a mi me pareció bien, y como me dijo que estaba bien pues lo puse en uno de mis montones de libros como 'pendiente de leer'. 
2- Al no tener nada ligerito para distraerme mi hermana me lo dejó en plan 'se lee rápido', así que me lo empecé y en pocos días lo terminé. No tenía ni idea de qué iba y me daba un poco igual pero las expectativas las tenía bastante bajas igualmente por eso de ser novela juvenil...

¿De qué va?
"Misteriosas puertas con tiradores en forma de lagartija, figuras de piedra parlantes y una niñera enloquecida con un hacha en la mano... Últimamente, los sueños de Liv Silber son bastante inquietantes. Le preocupa un sueño en el que se encuentra en un cementerio, de noche, observando a cuatro chicos que llevan a cabo un sombrío ritual. Los chicos existen de verdad. Hace poco que Liv asiste al mismo instituto que los cuatro, quienes en realidad parecen bastante simpáticos. Sin embargo, lo que resulta realmente inquietante -mucho más inquietante que el cementerio por la noche- es que los chicos saben cosas sobre ella que durante el día jamás manifiestan... hasta que llega la noche y, con ella, el sueño. Liv ignora cómo lo saben, es un misterio absoluto, y ¿quién se resiste a investigar un buen misterio?"

Liv y su hermana Mia llegan de Alemania donde vive su padre, a Inglaterra, donde su madre ha conseguido un puesto de profesora en la universidad. Siempre han tenido que mudarse pero parece que ésta es la definitiva y lo esperan con mucha ilusión junto a su au pair Lottie pero su madre les dará una sorpresa bien desagradable y es que todos sus planes de futuro se truncan. Comenzarán a vivir con su nuevo novio y sus dos hijos que van al mismo instituto que ellas, un instituto en el que existe un blog, Dimes y Diretes, donde se habla de todos los cotilleos del lugar y cuya identidad de la autora es un secreto. Pero el problema no es ese, y es que Liv empieza a tener sueños extraños con pasillos con muchísimas puertas extrañas donde suele encontrarse a Henry, Grayson, Arthur y Jasper, los chicos más populares del instituto que parecen conocer secretos sobre ella...

Opinión (sin spoilers):
Qué decir sobre este libro... mis expectativas eran muy bajas, no voy a mentir, pero como necesitaba algo ligerito para leer y estaba bastante estresada y con una necesidad acuciante de distraerme, me lo empecé. Y bueno, no mintamos, lo primero que llama la atención de este libro es su portada: negra con dibujos extraños en relieve, la verdad es que el conjunto queda bonito y me gusta, pero es un detallismo que no se conserva dentro del libro. Sí es cierto, a pesar de que las páginas de inicio de capítulo y demás no tienen ningún adorno, sí lo tienen las páginas sobre el blog Dimes y Diretes, que busca imitar una página web. Ese detalle ha estado gracioso pero luego hablaré más sobre esto.
Cuando empecé a leer también me di cuenta de que la narración es algo extraña. Es en primera persona y conocemos lo que hace y lo que piensa Liv pero no es tan exhaustivo como me gustaría pues se pasan muchas cosas por alto y en general le falta profundidad. Ya, supongo que esto no es malo si lo que se busca es un libro ameno y sencillo pero no sé, no me terminó de convencer. Faltan muchas descripciones y algo más de exhaustividad pero digamos que se suple con los originales pensamientos de Liv y la forma en que se narra todo, con un curioso sentido del humor que lo hace todo ameno y que a veces raya en lo ridículo diría, me recordó un poco a Alicia en el País de las Maravillas y no sé por qué. En fin, una sensación. Los personajes me han parecido... bueno, naturales algunos de ellos, como Mia, que a decir verdad tiene mucha gracia, igual que Lottie y Grayson pero los demás... la madre de Mia y Liv me parece extraña, que para ser profesora de universidad es bastante estúpida e infantil. En el fondo todos los personajes son un tanto estereotipados y aunque al principio te puedan caer mal, están hechos para que al final te caigan bien pero... con esta mujer no puedo. Y con la protagonista tampoco, una adolescente hormonada que no tiene cerebro. Porque Liv es tonta, aunque parece lo normal entre este tipo de novelas y es una cosa que no soporto. Ciertamente tiene diálogos inteligentes pero... Bueno, sigamos con el resto del elenco. Grayson es un amor, creo que es el único personaje que tiene sentido y que parece... real, pues sus acciones tienen sentido con su personalidad y eso se agradece.
Bueno, sigamos con alguna otra cosilla sobre los personajes y la historia. En ningún momento se conoce realmente quién es el malo maloso pero en verdad no da miedo en ningún momento y al final es bastante decepcionante pero hablaré de eso en la parte de spoilers. No pasa gran cosa en todo el libro y es bastante lento, para que el final sea rápido y con prisas. Además, se le da demasiada importancia al blog de Dimes y Diretes cuando en este libro no tiene verdadera relevancia en la historia. Ya te lo venden con que nadie sabe quién es la autora y Liv y Mia se lo toman como una investigación personal. La verdad es que se dejan muchas cosas abiertas y sin explicar, cosas que no tienen sentido y que espero que al final del todo se solucionen...  y ya está, en resumen no pasa nada. Pero bueno, voy dejar ya la parte sin spoilers para criticar otras cosas que no me han gustado del libro, ya con spoilers.

Opinión (con spoilers):
Ahora ya puedo hablar de la relación de los personajes destripando las cosas, qué ganas.  
Como decía, Liv me cae mal pero es que Anabel, Arthur y Henry se llevan la palma en este libro. Arthur forma parte del grupo de los chicos populares junto a Grayson, Henry y Jasper, y está saliendo con Anabel pero hay rumores de que la cosa no marcha bien entre ellos. Por lo visto, hicieron un pacto con el demonio la noche de Halloween y a cambio de cumplirles un deseo, ellos podrían vagar por los sueños. Cuando descubren que Anabel no es virgen, aparece Liv como caída del cielo en una de las reuniones de los cuatro amigos, que buscan a una nueva chica virgen para sustituir a Anabel y no enfurecer al demonio. Todo muy satánico, la verdad. Liv acepta sin dudarlo porque quiere saber qué está pasando (dije que era tonta), y así entra en el mundo de los sueños, de los pasillos y las puertas que llevan a los sueños de las personas. Ese es el gran misterio del libro. Lo que es este mundo de sueños está interesante pero pronto pierde toda su gracia a decir verdad, pues los protagonistas tienen como super poderes y vale, es un sueño, se supone que pueden hacer de todo pero... creo que habría mejores formas de plantear esto. 
Luego está el absurdo romance que no podía faltar en un libro como este. Veamos... Liv se enamora de Henry un poco porque sí y no se conocen de nada, hablan cuatro veces y de repente ya se aman con toda su alma. Bueno no, esto no lo demuestran en ningún momento a decir verdad, solo sabemos que supuestamente se quieren porque sí, sin razón alguna, y eso es algo que me ha molestado. ¿Por qué? ¿era necesario un romance de estas características? Es completamente inverosímil, acaban de conocerse y ya hablan de palabras mayores cuando Liv solo tiene 15 años. Será que yo estoy chapada a la antigua, no sé, pero a veces me parece que la autora corre un poco. Y siguiendo con personajes idiotas está Anabel. Anabel es la mala malosa del libro que resulta estar loca pues se cree de verdad lo del demonio, al igual que Arthur. Pero cuando digo loca es que acaba en un manicomio, en serio. Anabel aparece todo el rato como de pasada, como la niña buena, y resulta que fingía todo el tiempo pero es que no me puedo tomar en serio a un malo final que cómo no, cuenta sus planes malvados antes de intentar matar a su víctima demostrando lo loca que está dándole un valioso tiempo para que se salve o alguien vaya a rescatarla. E incluso queda ridiculizada al final por Liv, lo que hace que me la tome menos en serio todavía, ¿es una amenaza de verdad? Para terminar, decir que no he leído la anterior saga de esta autora pero mi hermana sí y me ha comentado del enorme parecido entre ambas. Yo no lo sé, la verdad, pero he llegado a leer el segundo de esta saga (próximamente reseña) y sigue por el mismo estilo.

¿Me arrepiento?
Para pasar el rato con una lectura ligera está bien, así como la peculiar forma de narrar pero no hay que esperar una gran historia pues los personajes en general son insoportables y ridículos, que casi me reía más de ellos que otra cosa. No sabría si recomendarlo o no, pero en el fondo no me puedo arrepentir porque sirvió para que me distrajera y me riera un rato de Anabel, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario