Reseña: Watashitachi no Shiawase na Jikan (Mizu Sahara)

Tenía ganas de leer cosas de Yumeka Sumomo (Mizu Sahara es uno de sus pseudónimos) y al final, buscando y buscando encontré este manga en castellano, que se traduce como 'Nuestras horas felices'. Tardé un algo en leérmelo y la verdad es que no tenía ningún tipo de idea sobre qué iba, al final me sorprendió...

Ficha Técnica:
Título: Watashitachi no Shiawase na Jikan (Nuestras horas felices)
Autora: Mizu Sahara (Yumeka Sumomo)
Nº de tomos: 1
Año: 2008
Editorial: No licenciada

¿Por qué lo leí?
1- Principalmente por la razón que di antes, quería leer algo de Yumeka Sumomo pues solo licenciaron un manga suyo en España (Añorado Rozione) y me quedé con ganas pues me gustó mucho.
2- Estuve buscando de entre todas sus obras a ver cuál encontraba en castellano y encontré esta, así que tampoco es que fuera exclusivamente buscando Watashitachi no Shiawase na Jikan, es un poco la primera que vi en castellano.

¿De qué va?
"'Tengo algo que no quiero perder- Tanto es así que estos terribles sentimientos han crecido.'
En el pasado, el hombre fue un asesino que se llevó indiscriminadamente la vida de tres personas.
En el pasado, la mujer fue una pianista que intentó suicidarse tres veces.
Los dos están incómodos al conocer la vida e intercambiar palabras dentro del horario de visitas, 'jueves a las 10'. Sin embargo, en poco tiempo, ambos abrazan una sincera esperanza en sus corazones. "Quiero vivir"...
Una franca historia de amor sobre un hombre y una mujer que toca el corazón."

Juri fue una afamada pianista que decidió dejar de tocar, y a partir de entonces lleva 3 intentos de suicidio. Su tía Mónica, monja, le aconseja acompañarla a ver a un preso que está condenado a muerte pero que, como suele ocurrir en esos casos, no tiene un día prefijado para que se lleve a cabo la sentencia. Está condenado por haber matado a tres personas, y cuando van a verle Juri y su tía, no se porta nada bien con ellas. La tía Mónica lo aguanta con estoicismo, es casi su trabajo ir a ver a los presos que no tienen a nadie, pero él es diferente, como también ha notado Inoue, un trabajador de la cárcel. Juri acabará por ir a verle en el horario de visitas pues en el fondo son iguales, y así cada uno irá desvelando su pasado y lo que les ha llevado al punto donde se encuentran.

Opinión (sin spoilers):
No lo he comentado por ahí pero esta obra es una adaptación de la novela de Ji-Young Gong, con lo que de Yumeka Sumomo solo es el dibujo (o de Mizu Sahara). Una vez dicho esto pasemos a comentarlo, va a ser algo difícil debido a su tema pero bueno, yo lo intento.
Empezando por el dibujo (no puedo decir nada de la edición...) es... bueno, el dibujo de Yumeka siempre me ha parecido mágico. No es que sea un buen adjetivo para describir un estilo de dibujo pero es que no se me ocurre uno mejor. Es estilizado, bastante simple y con pocas florituras así como algo "sucio", con lineas que recuerdan a bocetos a lápiz. Hay mucha trama también, es en general un manga bastante gris pero me gusta mucho como queda. Los personajes se distinguen entre sí pero las caras tienden a ser bastante iguales. Es cierto que la tía Mónica por ejemplo, al ser mayor, presenta arrugas y eso ayuda a que la diferencies, e Inoue también es diferente pero Juri y Yuu son parecidos y se distinguen pues por los ojos (Juri tiene ojos de chica y los de Yuu son más alargados) y el pelo, pero al ser 'guapos' pues son un poco estándar. Una cosa que me llama la atención aunque sea una tontería y lo que ayuda a que el dibujo me parezca mágico son las orejas. Sí, las orejas. Yumeka tiene una forma algo particular de dibujarlas, como puntiagudas y caidas y me recuerda a las de los elfos... ya, es un poco raro.
Pero bueno, el manga se divide en varios capítulos, uno por cada encuentro entre los protagonistas. No hay portada del capítulo, es simplemente un fondo negro, una imagen pequeña arriba y un resumen de lo que se va a encontrar, como narrado en pasado. La historia trata, como ya he comentado por ahí, de los encuentros entre Juri y Yuu, un preso que está en el corredor de la muerte. Al principio Juri solo lo visitará por su tía Mónica pues no puede entender cómo lo visita cuando ha matado a tres personas pero luego... acaban por entenderse, contarse su pasado, conocer qué los hace iguales, con lo que su mundo se trastocará. Juri tendrá miedo de que pasen los días pues la sentencia de Yuu puede ejecutarse cualquier día, y Yuu querrá que lleguen los jueves porque ha encontrado algo por lo que vivir y tiene miedo: acabarán enamorándose. Y es normal que tengan miedo, pues aunque ellos hayan cambiado, la sentencia de Yuu no, tiene un final inexorable que no va a cambiar, y es duro darse cuenta pero es así.
Los personajes... bueno, tal vez aquí tenga más quejas. Yuu al principio me cae muy mal, parece que no tiene sentimientos y que se crea el mejor, no sé, tiene un toque de soberbia bastante irritante pero supongo que es su máscara para protegerse de su sentencia y de la seguridad de que va a morir. Ciertamente intenta suicidarse en la cárcel pero nunca lo consigue, parece que su destino no está en sus manos. Juri por otra parte me parece... exagerada. A pesar de intentar suicidarse y no conseguirlo lo acepta con bastante naturalidad y no le veo el sentido. Intentan explicártelo más adelante pero parece que en verdad ella no quiere morir. La tía Mónica es perseverante e insistente, en algunos momentos un tanto desagradable, sobretodo cuando está con Yuu y éste le echa las cosas en cara, pero más que a ella a su religión. Y es que esto tiene un papel bastante importante pues la verdad es que yo no sabía que adquirían nombres cristianos al convertirse. Por último está Inoue, la mejor persona de todo el manga y el más feliz. La verdad es que es difícil que te caiga mal pues ve el lado bueno de las cosas y siempre parece alegre, siempre intenta ayudar a los demás pero en el fondo, es el que mejor lo sobrelleva todo y es una pena que pase desapercibido. Pero bueno, creo que ya tocan los spoilers. 

Opinión (con spoilers):
De normal no tengo mucho que contar aquí pero justo en este manga... son necesarios los spoilers y reventar la historia para que podamos comprender a los personajes.
Juri es una afamada pianista o bueno, lo era. De repente dejó de tocar el piano. Su madre, también pianista, tuvo problemas al dar a luz a Juri y perdió la movilidad de una de sus manos con lo que inconscientemente siempre la ha culpado y Juri nunca se sintió querida por su madre. Así, decidió empezar a tocar el piano pues cuando la escuchaban tocar todos parecían mejores. El problema vino cuando su profesor de piano la violó. Ella se lo contó a su madre pero esta nunca la creyó y le prohibió contarlo. Juri dejó de tocar el piano desde entonces, y de ahí su horrible relación con su madre (odio incluso) y los intentos de suicidio. La historia de Yuu puede que sea algo más rebuscada e inverosímil. Ciertamente no sé muy bien cómo son las cosas en Corea pero... no sé, me parece difícil que ocurra algo como esto. Inoue decide que a Yuu le vendrá bien escribir cartas, y le anima a que le escriba cartas a Juri, asi que así lo hace. En una de ellas, le cuenta por qué asesinó a tres personas pues es una cosa que ella le había preguntado, a la que él no le responde. Su padre era un borracho maltratador y su madre los abandona con su padre a Yuu y a su hermano, ciego debido al maltrato recibido. Al morir su padre, los llevan a un orfanato pero su hermano se convierte en víctima de abusos y huyen del lugar. Viviendo en la calle, Yuu se prostituye para conseguir dinero y su hermano se siente culpable pues se ve como una carga, con lo que se suicida. Yuu se queda solo con lo que se dedica a pegar palizas por dinero. Se presenta aquí un hombre rico que les manda, a una pandilla de niños que viven en la calle, pegar palizas bajo pretextos extraños como 'tengo curiosidad por saber cómo es un globo ocular' y cosas por el estilo, un psicópata. Conoce entonces a un niño pequeño que también vive en la calle y que le recuerda a su hermano, con lo que intenta ganarse la vida de forma honrada hasta que el psicópata manda matar al niño. Yuu lo mata atravesándole la garganta con un paraguas pero justo sin querer, empuja a una madre y a su hijo que caen a las vias del tren y mueren sin que él se de siquiera cuenta.
Cuando exculpan de esta forma a Yuu con su vida horrible pero sobretodo, con la inclusión del psicópata... no me gusta nada, me parece un recurso bastante malo. Y el hecho de que lo acusen de la muerte de la madre y el hijo... no sé, me parece otra forma de exculparlo como 'en verdad no me di cuenta y fue un error pero no voy a decir nada'. Dejan a Yuu como si fuera la víctima cuando no hay que olvidar que pegaba palizas a la gente por dinero. No sé, de eso no te hablan pero queda como la super víctima de una forma que no me gusta nada. Te lo venden desde el principio como si hubiera matado a tres personas y luego resulta que todo, absolutamente todo, es un malentendido. Me cabreó bastante. 
Pero bueno, aparte de esto, me gusta que veas como cambian los personajes a medida que avanza el tomo, que parece que hay esperanza pero al final no, pues el destino ya estaba decidido y aunque creyeras que podía cambiar, es inexorable.

¿Me arrepiento?
En verdad, a pesar de los puntos malos del manga como puede ser que Juri no me caiga muy bien y el pasado un tanto inverosímil de Yuu, echaba de menos a Yumeka Sumomo y a su forma de dibujar y de contar historias así que no me arrepiento de haber leido este manga. 

2 comentarios:

  1. A mi también me gustó Añorado Rozione (a versi lo releo) y el estilo de dibujo de la autora, así que le daré una oportunidad a este. Cuando lo lea volveré, leeré la sección de spoiler y te contaré que tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que releerlo también, que hace mucho que no lo leo y me he quedado con ganas ^^
      Y bueno, esperaré a ver tu comentario :)

      Eliminar