He estado ligeramente desaparecida durante unas... 3 semanas o cosa así. Bueno, sí, estoy haciendo el reto de 30 fotos de libros pero... como que no me había parado a escribir todas mis tonterias y bueno, a hacer mi entrada de chorradas. No es que no me haya pasado nada, me han pasado cosas, pero he ido algo estresada con el TFM pues creo que estos últimos días no he hecho otra cosa... aparte de ir al laboratorio y madrugar y todo eso. Qué mal me sienta madrugar... Pero bueno, ya casi ni me acuerdo de lo que me ha pasado últimamente, tengo demasiados seres híbridos psicopompos y apotropaicos en la cabeza como para acordarme de cosas mundanas.

Para distraerme del trabajo me empecé por fin el Ape Escape 3, ¿cuántos años llevaba esperando a jugar? Muchos muchos, desde que mi hermana se cargó el CD y bueno, cuando me pasé el 1 para jugar a este en condiciones. Aparte de eso he seguido con Anna Karenina aunque la dejé aparcada bastante tiempo porque a la noche lo único que me apetecía era morirme un rato y dormir, y no meterme ahí con la densa literatura rusa. Lo bueno es que poco a poco he ido avanzando de mi montón de libros acumulados que alcanza ya una altura demasiado alta. 

Pero bueno, antes de ponerme con los libros, los videojuegos y los mangas (que sé que al final siempre hablo de eso), decir que bueno, tuvimos un gorrión. Le puse Fortunato en honor a otro gorrión que tuvo mi padre hace años cuando mi madre, mi hermana y yo estábamos en casa de mi hermano o algo por el estilo... no me acuerdo pero el caso es que mi padre estaba solo en casa. Se encontró un gorrión y lo estuvo alimentando, así que le puse Lucky, pero se murió. A Fortunato no lo tuvimos mucho... pero la verdad es que me lo pasé bien con él. Teníamos que darle de comer y solo comía lo que le daba yo hasta que aprendió a comer solo, alguna vez se nos escapó y se estrelló contra las ventanas y otras cosas pero la verdad es que era gracioso y le gustaba mirarse al espejo y columpiarse. Pero de repente se murió no sabemos por qué.


Mi hermana se puso triste, como siempre que pasa algo así que enseguida se pone a llorar por todo, así que intenté animarla y busqué una serie de nuestra infancia, El Décimo Reino, así que nos pusimos a verla y cada noche nos veíamos un capítulo. La verdad es que me gustó mucho la serie, así que dentro de un tiempo aparecerá por aquí una reseña, al igual que de Brigada Antivicio (Code 37), que por fin terminamos de verla. Yami dormía conmigo todas las noches e Iku mientras veíamos los capítulos le hablaba al pobre gato con resentimiento por quererme a mí. Y yo por las mañanas me dedicaba a ir al laboratorio o a hacer del trabajo y morirme por ahí. Una mañana gracias a la insistencia de mi querida Iku me compré el libro de Hija de Humo y Hueso. La verdad es que estaba baratito y con gastos de envío gratis desde Alemania. Ya, supongo que ya puede verse en el lateral del blog que me lo estoy leyendo pero me es igual. Me lo empecé un poco porque tenía ganas y al verlo ahí pues... además es bastante corto en comparación con otros que hay en mi montón, y la letra grande, con lo que se avanza considerablemente (ojalá pasara eso con Anna Karenina). Esto fue un poco porque sí, porque estaba acabando el trabajo, pero cuando más o menos lo terminé me compré otro libro de lo harta que estaba. Estuve buscando y buscando pero en castellano está más que desaparecido y descatalogado, así que lo tuve que comprar en inglés: The 10th Kingdom, El Décimo Reino. La verdad es que con gastos de envío de Estados Unidos me salió por 7 euros, lo que no está nada mal. Justo compré lo que ponía que era la edición ilustrada, que era algo más cara, porque el libro normal se encontraba desde 90 céntimos... Tiene que llegar para principios del mes que viene así que ya veremos. Y bueno, puede verse que también mi novio me regaló el siguiente tomo de Bride Stories. Me he planteado el hablar de tomos así sueltos para ver si merece la pena una serie o algo así, porque me he dado cuenta de que a veces busco información de tomos sueltos o primeros tomos para ver cómo va la cosa. En fin, ya veremos.

Aparte de eso (vaya, cuántas cosas por contar), me volví a tintar el pelo de mi color más o menos. Y me ha crecido un montón ya, claro que me lo corté muy corto. Yo sigo con mi tónica de ir cortando las puntas cada cierto tiempo a ver si se arregla de una vez... que parece que no pero prefiero mentirme. Y bueno, un día, por haber salido bien lo del museo y todo eso, nos fuimos de comida todos los que habíamos participado. Nos fuimos de torrá y luego al río, que querían bañarse. Yo pasé de bañarme porque no tengo bañador pero bueno, como siempre, nos lo pasamos muy bien todos juntos y me reí mucho. Y ya terminando, el día 20 es la graduación de mi novio del máster y no tengo nada que ponerme. Fuimos a un outlet y buscando vestidos pero como siempre, primero los más ajustados decidieron no pasar de las piernas y luego pues me venían bien pero como soy tan bajita me quedaban largos los tirantes y todo esto, y no se podían arreglar porque eran de encaje así que me quedé sin vestido y no sé qué ponerme. De todas formas nos dimos un paseo por ahí y al final tuvimos que comprar a Bamboleos porque  nos enamoramos al verlo (y me sirve para mi futuro cosplay de Mabel de Gravity Falls). Sí, buscaba un vestido y acabé con un peluche. No puedo evitarlo...

Pero bueno, ahora solo me queda esperar a que mi tutora me diga si le gusta o no el trabajo, saber cuándo es la presentación y bueno, la graduación. Depende de lo estresada que vaya escribiré o no porque ahora me asalta una duda ¿me meto a la carrera de filologia clásica? No tengo dinero para pagarla pero no me va a salir trabajo y aunque espere un año no lo voy a tener... Ya lo pensaré que no he acabado el máster.

No hay comentarios:

Publicar un comentario