Este año entre unas cosas y otras no pude ir a la ciudad como un mes antes para las compras navideñas así que todo fue horrible a última hora. No puede ser esto. Tampoco he tenido tiempo para leer y por eso las entradas pues bueno, ya no se publicarán una vez a la semana sino más bien cuando pueda o eso espero, que al igual sí que publico, quién sabe. 

Con un poco de suerte si avanzo con el trabajo que me queda adelantaré las lecturas, porque ya me está dando la paranoia de que no lo tendré acabado para febrero... principalmente porque no encuentro en la UV libros sobre Tirinto. En fin, cosas que pasan supongo. Si busco en la biblioteca de la UNED siempre me salen todos los resultados de Madrid, y si ya me viene mal ir a Valencia pues... Creo que está mal montado eso. No sé, tal vez un día haga una entrada sobre estudiar en la UNED y añadirla al montón de entradas que tengo pendientes. Juraría que ya he comentado esto alguna vez... En fin, sigamos con el batiburrillo sin sentido de entrada.

En fin, Iku vino a casa a pasar una semana en plan sorpresa aunque yo ya lo sabía. No hicimos mucho, la verdad, solo ir a hacer fotos al convento con Nirkhuz, que se dedicó a ir haciendo fotos con mi cámara. Es cutre pero las fotos que más me gustan de las que nos hizo fueron dos porque parecemos idiotas, cada una a su rollo en la misma pose pero al contrario. Así somos. También pusimos el árbol con los adornos escoceses que compró y que destacan bastante porque el papá Noel con kilt es algo gigante en comparación con el resto pero bueno. Me dio uno de sus regalos, un detalle que no sé si cuenta como regalo, que es una vela negra con forma de calavera que tengo ganas de encender a ver cómo se va destruyendo. Supongo que con esa de base podría hacer un molde para hacer más pero de momento no se me ha ocurrido como así que... así lo dejo. Y es un poco raro pero en diciembre aun tengo que enseñar regalos de cumpleaños... el de Aygul y Aliya que son esa cartera y el choker (que bueno, Iku eligió y me dio a mí esos) y este manga que me regaló otra amiga, SPRITE. Son 15 tomos de la colección lo cual es un poco deprimente pero ya me leí el tomo y no sé, podría darle una oportunidad al siguiente para saber si la continúo o no. Ya cuando Iku se iba a ir yo me quedé con Nirkhuz y pues salieron unas compras: un autorregalo que ya me he envuelto y la continuación de Hotel Dusk: room 215 que es Last Window: el secreto de Cape West y que yo llamo Hotel Dusk 2. Fue caro, es difícil de encontrar pero al fin está aquí y estoy enganchada, se me pasan las horas y no me doy cuenta... En casa de Nirkhuz, como solo pasé el fin de semana, hicimos poca cosa además de jugar al Project Zero. Ya voy por el capítulo 6 y cada uno me cuesta como una hora... además mis fotos suelen ser muy malas, yo no sé qué haría en el modo difícil (aparte de morir). 



Que bueno, hablando de Nirkhuz pues me compró mangas, el de Predestinada y el tomo 2 de La pequeña forastera. Tengo muchas ganas de que continúe la serie a ver qué pasa, pero creo que debería leerlos seguidos. Aparte de eso también me dio unas cosas que le encargué de artículos sobre la figura mítica de Ariadna porque he estado un poco obsesionada con el tema. Así puedo leerlos tranquilamente en papel y no dejarme los ojos en el ordenador. Que hablando de mangas, aún no me hice con el tomo 5 de Ran, ahora que se ponía interesante. También me llama el de Children of the Whales de Milky Way pero es una serie abierta, igual que El Imperio de los Cadáveres de ECC pero que solo son tres tomos. Me da un poco de miedo por ser "histórica" pero... en fin, no tengo dinero para esto. Milky Way licenció justo ayer también un manga interesante llamado Kuro, que no sé por qué me recuerda a La pequeña forastera...

La verdad es que está siendo una entrada de enseñar cosas (porque no suelo hacer mucho además de los trabajos e ir de aquí para allá), más que nada porque ahora toca Navidad. Este es el primer año que recuerdo que no viene nuestra tía abuela y siendo una mala persona, ha sido muy tranquilo. No estaba ella para meterse conmigo, lanzarme pullitas y llamarme de todo así que ha sido una reunión familiar agradable. Supongo que también influye que mis primos han decidido retomar la relación, así que la Navidad no se hace tan sumamente odiosa como era antes. Pero bueno, uno de los regalos que pedí fue una estantería para poder ponerme la play en la habitación, solo que tenía que ser de unas medidas un poco especiales para que cupieran las cosas. Estuve varias semanas sin estantería, el mueble que había desmontado y todo por medio con visos de que la cosa no cambiara, lo cual me deprimía bastante porque tener tu habitación medio desmontada y hecha un desastre con todo por medio no motivaba nada. E igual mi padre, que es el que iba a montarla, no se preocupó de nada. Gracias. Y bueno, el resto de regalos pues no son tan interesantes porque no tienen una historia de frustración e ira homicida detrás pero bueno. Mi autorregalo fue el libro de Jane Austen en el que vienen todos sus relatos sueltos. Se titula Lady Susan y otras novelas y aunque ya tengo el libro de Lady Susan, el resto no, que son: Los Watson, Amor y Amistad y Sanditon. Dado que iba a ser algo difícil encontrar esos sueltos pues no pude evitar comprarlo aunque ya tuviera uno, que porque se repitan no pasa nada, así están todos en un libro y tengo muchas ganas de leerlo.


La noche del 24 conseguí convencer a mi familia de abrir algún regalo al menos, así que esto es de parte de mi hermana: un pompón negro con la inicial de mi nombre, una taza Tea Rex y calcetines de malas Disney. Querida hermana: siempre me regalas calcetines. Vale que son muy chulos los de Maléfica pero creo que gracias a tí no tendré que volver a comprar calcetines nunca. El 25 por la mañana tuve que esperar hasta que llegó mi sobrina para abrir el resto de regalos, una espera larga y angustiosa pero bueno. En la foto de familia se observa el libro de Harry Potter y la piedra filosofal en inglés edición Ravenclaw, un marcapáginas que me encanta, un dinosaurio que huele a lavanda y que si metes al microondas está calentito, una máscara veneciana de médico de la peste, una falda larga y negra de terciopelo, una puerta de hadas, bombones, otro libro de parte de mis padres que no sale en la foto y un disco duro extraíble. Quedan los regalos de Nirkhuz, tengo grandes esperanzas de cosas frikis. Y nada, siento un poco la calidad de las fotos y que sean tan dispares y eso, creo que bastantes cosas he enseñado ya en esta entrada, la ultima del año, así que ya la próxima para el que viene. Ya volveré por aquí~~

Se me olvidaba, feliz Navidad y todas esas cosas con retraso~~

2 comentarios:

  1. el papá Noel con kilt es lo mejor del mundo
    que pavas parecemos en las fotos, todavía no he visto las que hizo Nirkhuz~
    me alegra que no tengas que comprar calcetines gracias a mi, parece que son un regalo típico aquí... y a mi también me han regalado, como si no tuviera bastantes
    que bien la navidad sin la tía, seguro que fue tranquila y llevadera xD
    bye~~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papá Noel con kilt es lo mejor del mundo.
      No sé, ¿pavas? solo somos tontas y hacemos lo mismo sin darnos cuenta. Ya te enseñaré las fotos cuando me acuerde.
      ¿Es típico regalar calcetines?
      Pues sí, fue una Navidad super tranquila, aunque aun tendrá tiempo de hacer de las suyas...

      Eliminar