Se terminó la excavación. La verdad es que en las guías me limité un poco a decir lo que hay que hacer pero aparte de en la primera entrada poco dije de cómo había ido. Así que hagamos un resumen con algunas fotitos del mes en general~~

Ya, dije que no había hecho fotos y bueno, es verdad, creo que el día que más fotos hice fue cuando vinieron unos perros de visita que se tumbaron por ahí como podrá comprobarse en la foto (hice más pero mejor no saturar). Ese día se trabajó poco porque todo el mundo estaba entretenido con los perros... y bueno, se puede ver también por ahí las herramientas y el corte. Creo recordar que estuvimos adecentando el segundo estrato para la foto, fue un trabajo duro porque bueno, trabajar trabajar no trabajó nadie menos una amiga del máster que se vino unos días a la excavación y yo. En fin, como ya dije en la anterior entrada sobre mi vida, los voluntarios fueron variando mucho, las primeras semanas apenas fuimos gente y tampoco es que trabajaran mucho, iban como pollos sin cabeza moviéndose de un lado a otro sin hacer nada... pero claro, como se movían parecía que hacían cosas. También estuvo viniendo uno del pueblo que venía a tirar la caña a ver qué caía, aunque él decía que venía a 'traer agua'. Qué excusa más mala. Todo el mundo le tenía en un altar y si yo decía algo (como que tiene novia) pues me iban a decir de todo pero es que al final no podía ni verle, venía a mirar y punto. Pues para eso no vengas a una excavación. Las últimas semanas por suerte la cosa cambió y contra todo pronóstico nos dio tiempo a terminar de excavar pero porque la gente que había sí que trabajaba. He de decir no obstante, que me llevé una camiseta gratis como premio por ser la voluntaria más trabajadora. La uso de pijama. Que agradezco el gesto pero muy bonita que digamos pues no es.



Por las mañanas el gato es el que más caso me hacía aunque tenía la mala costumbre de ponerse en mi sombrero. Hay más fotos de esto. Y de meter la cabeza en mi desayuno, de maullar para que le abriera la puerta, de maullar para que le hiciera arrumacos... Por lo menos hacía compañía. Salía el sol cuando ya iba de camino a la excavación y ahí dejo una foto de regalo de los pantalones militares de mi hermano que me arregló mi madre para que me vinieran. Tengo que comprarme unos pantalones de trabajo, ya empieza a ser necesario. Sin olvidar los jueves en el laboratorio y los sábados en el museo, al menos terminamos por fin de siglar una cosa que teníamos pendiente pero el resto de trabajo sigue un poco parado.

Cada vez que voy al laboratorio saco un libro nuevo de la biblioteca que estamos montando. De momento ya me he leído dos sobre lengua íbera y estoy aprendiendo a leerla pero ahora he pillado uno en francés sobre estudios de iconografía sobre mitología. Este verano me ha dado por ponerme histórica o no sé pero lo que más estoy leyendo es eso (y mientras mi montón de libros ahí, sin tocar, pobrecillos). Así, como me ha dado por los libros de historia me compré todos los libros de Fernández Nieto de la colección Akal: La guerra del Peloponeso, Grecia en la primera mitad del s. IV, Las condiciones de las polis en el s. IV y su reflejo en los pensadores griegos y El mundo griego y Filipo de Macedonia. Aun tengo pendiente leer los que tenía de antes (también super interesantes, ya hablaré de ellos en un futuro espero) pero ya les llegará su turno, primero el de la biblioteca.

Siguiendo un poco con las compras y cosas raras, me compré el manga de Voces en la oscuridad de Junji Ito, ya me lo he leído pero como son dos pues no puedo hacer la reseña todavía. También salió el tomo 2 de Nuestra pequeña historia pero lo compró mi novio y aun no le he visto así que de momento me quedo sin mi manga... Y bueno, lo otro que se ve en la foto son los conejitos que mencioné hace siglos que estaba haciendo pero que no había terminado. En verdad no me costó nada coserlos pero me daba mucha pereza... Son dos conejitas gemelas de ojos rojos, la del lazo negro se llama Witchy y la del lazo rojo Bloody, más que nada porque me quedaron un poco siniestras (o eso me dicen todos) pero a mi me parecen adorables...

Y pasando un poco a la actualidad pues... estoy de excavación otra vez pero creo que solo una semana porque como ya no es en mi pueblo dependeré de la gente que quiera ir de aquí para que me lleve. Yo que acababa de deshacer la mochila y tengo que volver a hacerla, ¿quién quiere vacaciones?... En fin, ya contaré qué tal me va~~

4 comentarios:

  1. Que gente más vaga (para que se apuntan?) te imagino trabajando allí y rumiando xD al menos te has mantenido entretenida) Que amor es el gato <3 Y lo de los libros de historia, no se me habría ocurrido que leyeses ese tipo de libros (no se porque, tiene toda la lógica siendo en lo que trabajas y lo que te gusta). Hay un libro que me gustaría recomendarte (no porque viene al tema, solo porque si), es cortito y se encuentra gratis por internet, se titula ''El elogio de la sombra'' de Junichiro Tanizaki. Es genial, y eso que fue lectura obligatoria de mi grado. Los conejitos me parecen adorables, Witchy tiene un aire más inocente con el lazo y Bloody se ve como la perversa xD
    Un abrazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso pensaba yo, y sí, más o menos estaba como tú dices, todo el día rumiando ahí... al menos me entretuve el mes entero.
      El libro que dices voy a buscarlo ya, suena bastante interesante y estoy viendo que es cortito, eso está bien XD A ver si me lo leo en un rato que tenga.
      ¿Verdad que son adorables? Todos dicen que son siniestros... además son suaves, me gusta cómo me han quedado, con esa tela quedan muy bien *^*
      Gracias por comentar~~

      Eliminar
  2. Yo habría matado al chico ese en cuestión del que se el nombre pero no lo puedo poner claro... Menudo imbecil, antes era normal pero se le fue la olla en el instituto
    En fin, que mona la Chiqui, yo también quiero que me haga arrumacos cuando vaya a casa (seguro que se acuerda ella más de mi que mi propio gato) TnT
    Suerte con la nueva excavación!
    Bai~~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dieron muchas ganas de matarle, al menos un día lo puse a trabajar porque me tocó mucho la moral y le hice cargar baldes llenos de agua.
      Sí, qué mona, todas las mañanas se subía a la mesa para dormitar encima de mi sombrero. Al principio al igual pasa un poco de tí pero luego te hará arrumacos, y tu gato pues no sé, le volverá el trauma al verte y huirá de tí XD
      Gracias por los ánimos~~

      Eliminar