Reseña: Sueños de DIOSES y MONSTRUOS, de Laini Taylor

Y con este libro termino la trilogía de Hija de HUMO y HUESO, que mis ganitas tenía. Como el anterior he tardado un algo en leerlo porque me puse con Kioto y el principio se me hizo algo pesado pero luego engancha como los otros. Bueno, vayamos con la reseña para explicarme mejor.

¿Por qué lo leí?
1- A ver, la historia es larga... gané este libro en un concurso y no sabía que era la tercera parte de una trilogía entonces, ¿por qué Tsukko lo aceptaste o quisiste ganarlo? Porque el título me pareció muy bonito, al igual que la portada, ambos son bastante llamativos y bueno, luego me enteré de que había dos libros antes que tuve que comprar para poder leer este.
2- Así que podría decirse que lo leí porque después de conseguir y leer los dos primeros tenía ganas de ponerme por fin con este, el primero que tuve.

¿De qué va?
"Érase una vez un tiempo en el que solo
existía la oscuridad. Y monstruos grandes
como mundos vagaban por ella.

Hasta que llegó un amor tan
poderoso que unió todos los mundos...
con puntadas de luz."

Opinión (sin spoilers):
Uf, ha llegado el momento de hablar de este libro por fin. Me gustaría empezar por alguna cosilla de la edición para ya luego centrarme en lo que es el libro en sí. Ciertamente no queda mucho que decir sobre la forma de escribir de Laini Taylor así que supongo que me centraré en la historia y en los personajes intentando no destripar nada.
Para empezar la portada y el título. Ya lo dije en la reseña del segundo libro de la trilogía pero es que me encanta el título, suena realmente bonito, y la portada también me parece muy acertada y eso que el color amarillo no es de mis favoritos. Lo que no me ha gustado es que en la contraportada no presenta la sinopsis que venía siendo característica de los otros dos libros y que me gustaba mucho... por eso copié lo que copié en el apartado anterior. Además tampoco viene con índice y es una cosa que me encanta mirar (soy muy maniática con los libros) así que es otro puntillo en contra. Pero bueno, por lo demás sigue presentando los dibujos de plumas como separadores así como también se separa en cuatro partes por frases ilustrativas aunque poéticas. Lo que sí es que aparecen otras hojas como una cuenta, como 'veinticuatro horas después del advenimiento', y es que el libro se desarrolla en un espacio de tiempo más bien corto y eso que el libro es bastante más largo que los anteriores. Últimamente dedico mucho espacio a hablar de las ediciones y no sé por qué.
En fin, la forma de narrar de Taylor se mantiene en su estilo, con descripciones más bien escuetas, cambio de protagonista según el capítulo y cambios de descripción de los hechos de tercera a primera persona. A veces habla desde la perspectiva de un personaje contándonos cosas de él y en otros capítulos simplemente nos cuenta lo que pasa. El cambio está bien, da frescura al libro digamos (los capítulos de Zuzana los mejores sin duda) y como siempre es ameno y sencillo aunque la historia ya no tanto pues como se ve en el segundo libro de repente todo se desmorona y solo queda una pequeña esperanza. 

"Érase una vez un ángel y un demonio
que se llevaron la mano al corazón
y desencadenaron el apocalipsis."

La historia empieza antes de como se quedara el libro anterior y es algo que no me esperaba, hay que avanzar unos cuantos capítulos para que se nos describa la escena idílica de Días de SANGRE y RESPLANDOR. En este libro las cosas están bastante claras, hay todo un plan a seguir a pesar de los problemas que van surgiendo y he de decir que el principio se me hizo un poco estresante. En general el libro es de tensión, de a ver qué va a pasar y eso hizo que al principio no me apeteciera demasiado leer. Además no tenía ni idea de por qué aparecía Eliza aunque al final la cosa tiene sentido, pero es ella la que empieza el libro y se me hizo un tanto confuso pues aparece de repente y no se explica nada. Supuse que sería como los personajes del segundo libro que narran uno o dos capítulos que sirven para contarte algo aislado pero no fue así. 
Digamos que en este libro hay más de una trama: por una parte están Karou y Akiva, por otra Eliza, por otra Jael y Razguth (porque sí, vuelve a aparecer aunque yo ya le había olvidado) y luego los stelian. Las tres primeras quedan cerradas más o menos pero la última no y es algo que me llamó la atención porque hacia el final del libro se abre una nueva trama mucho más compleja que la anterior y con unas consecuencias muchísimo mayores pero esa no se resuelve. No sé si habrá otro libro, que yo sepa no y casi mejor que no porque aunque el libro acabe no tiene que quedar todo cerrado, me resulta más realista que haya cosas que queden en el aire aunque evidentemente la cosa acaba bien, esto sigue siendo novela juvenil. 
La historia es algo estresante pero las cosas se van solucionando y aunque se usara el recurso de 'oh sí, qué gran plan hemos ideado y cómo nos gusta a todos pero no vamos a decirlo', he de decir que no es demasiado horrible pues pronto lo explican. Aparte de esto, sobre la relación de los personajes pues... era bien predecible, lo explicaré mejor en la parte con spoilers. Comentar por otra parte que la cosa en general se va un poco de madre, la historia se convierte en algo más que un mundo donde resulta que viven serafines y quimeras que llegan al mundo humano. No sabría decir si ese punto es realista o no, pero a mí me ha gustado bastante la forma de contarlo con las reacciones oportunas incluidas. Ya no es solo una historia de amor, es algo más. 

Opinión (con spoilers):
No hay mucho que desvelar aparte de lo que ocurre con los personajes. Bueno en verdad sí pero no voy a ser mala persona y destripar el libro. Lo que quería comentar es lo que ocurre con Liraz tras la muerte de Hazael y con Ziri. 
Poco a poco se va viendo cómo cambia Liraz, con los capítulos que ella protagoniza se ve que quiere cambiar, que aparte de la guerra ella no tiene nada y que sin sus dos hermanos para escudarla realmente no es nada. Se siente sola y mal pues Akiva ya no es suyo. Ziri por otra parte es demasiado bueno y enamorado de Karou poco puede hacer, con lo que al final Liraz y él acaban más o menos juntos. Esto no se si me gusta, se deja también bastante en el aire y era un poco porque le sabía mal a la autora que Ziri siendo tan majo y bueno se quedara solo, o al menos es la impresión que me ha dado, pero desde el principio del libro lo ves venir. 

"Érase una vez un tiempo en el que solo
existía la oscuridad.

Y monstruos grandes como mundos
que vagaban por ella."

Lo de Eliza es bastante confuso, al igual que lo que pasa con los stelians pues es lo que menos se explica apareciendo ya hacia el final del libro y siendo también lo que queda abierto. Eliza resulta ser de una secta extraña que se dicen descendientes de los ángeles y Eliza es una especie de profeta para ellos, pero ella huye y cambia su nombre para que no la puedan encontrar pues realmente se llama Elazael, como el ángel que fue junto a Razguth para explorar y llevar la luz al resto de mundos. Es Eliza quien tiene la respuesta a la angustia de los stelian pues una vez los faerer, los ángeles elegidos para explorar los mundos, fueron a llevar su luz se encontraron con monstruos hambrientos con la capacidad de atravesar los portales, unos monstruos que intentan llegar a Eretz, el lugar donde terminaron por refugiarse los ángeles. Los stelian mantienen el portal cerrado pero a costa de su propia vida y Scarab opta por luchar con los monstruos pues los héroes de la leyenda no existen. Es cuando Eliza le dice que sí existen pero que todavía no han llegado, y es ahí, a las puertas de esa batalla épica donde se queda el libro.

¿Me arrepiento?
El resultado final es que no me he arrepentido de leer la saga. Al principio es más cotidiana, un mundo normal donde de repente pasan cosas raras y fuera de lo corriente pero luego todo se desmorona y hay toda una historia detrás mucho más complicada que no se queda en el amor de los protagonistas ni intenta liarla con tríos amorosos sino que se centra de verdad en lo importante, que es todo lo que está pasando. 

Me gustaría destacar, así un poco como extra, la siguiente frase de Zuzana que me encantó:

"- Tengo suerte de estar viva- anunció-. Cuando era pequeña, le chupaba los ojos a un pato.
Mik y Karou la miraron, y Zuzana se alegró al ver que la tristeza de Karou dejaba paso a una preocupación desconcertada."

En fin, es una saga que recomiendo y la verdad es que me ha gustado más de lo que pensé en un principio, se sale un tanto de lo habitual y eso se agradece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario