Reseña: Silber. El segundo libro de los sueños, de Kerstin Gier

Y aquí la reseña del segundo libro de la trilogía (aquí Silber. El primer libro de los sueños). Con estos títulos es fácil distinguirlos, eso hay que reconocerlo. Bueno, como ya dije en la reseña del primer libro, éste lo leí hace un tiempo pero la reseña llega ahora, y aunque no me gusta eso de dejar mucho tiempo desde que termino un libro para hacer la reseña, con éste también me ha pasado así que es probable que me deje algunas cosas pero bueno. 

¿Por qué lo leí?
1- Bueno, antes de eso, comentar que éste es mi regalo de cumpleaños para mi hermana. Se lo dí hace... pues no se, un mes o cosa así (incluso más, no lo recuerdo), pero cuenta como cumpleaños que es en septiembre. Como el primero le gustó y vio que salió el segundo pues lo quiso, así que se lo pillé.
2- Como seguía estresada y sin nada apetecible y ligero que leer, me dejó el libro antes incluso de que se lo hubiera leido ella y nada, me lo leí. Me costó empezarlo, eso sí, porque la historia no es que me resultara especialmente atrayente pero en fin.

¿De qué va?
"Liv está conmocionada: Secrecy conoce sus secretos más íntimos. Pero ¿cómo lo consigue? Y ¿qué le oculta Henry? ¿Qué siniestra figura va cometiendo excesos por las noches en los infinitos pasillos del mundo de los sueños? Y ¿por qué de repente su hermana Mia se vuelve sonámbula?
Las pesadillas, los encuentros misteriosos y las persecuciones increibles no ayudan precisamente a disfrutar de un sueño tranquilo, y encima durante el día Liv también debe lidiar con la acumulación de problemas de una "familia patchwork" y una abuela conspiradora.
Y por si todo eso fuera poco, hay personas que aun tienen cuentas pendientes con ella, tanto de día como de noche..."

Continúan las andanzas de Liv en el mundo de sueños y también su relación con Henry pues aunque vencieran a Anabel, siguen pudiendo entrar a ese extraño mundo. Aparecerá un nuevo adversario que por alguna razón conocerá sus secretos y aparte de eso, Secrecy también se hará con bastante información sobre Liv y Mia, haciéndoles la vida bastante difícil en el instituto, como si su vida familiar no fuese suficiente con la madre de Ernest y Florence. Por si fuera poco, las cosas con Henry no irán como Liv pensaba sino que los secretos siguen siendo lo principal en su relación...

Opinión (sin spoilers):
Qué decir que no dijera ya en la anterior reseña... porque en cuanto a narración no ha cambiado en absoluto sino que es un libro... bueno, parece que hubiesen sido escritos juntos pues no cambia nada. Liv sigue siendo tonta pero mantiene sus toques de humor aunque sobretodo Mia, y su familia sigue siendo igual de desestructurada. Aparte de eso, las descripciones siguen brillando por su ausencia, centrándose más bien en la protagonista y en sus pensamientos, con tampoco demasiados diálogos y donde predomina la acción, aunque tampoco me entusiasma su forma de... pasarse a escrito digamos. Es impersonal y poco creíble y es algo que me ha molestado pues siendo un libro que trata sobre un mundo de sueños creo que debería esforzarse más por hacerlo creíble pero no. Bueno, que me lio, sigamos un poco con la edición ahora que ya he dicho que la narración y demás es igual que en el primer libro (cuán indignada parece que estoy). 
La edición sigue siendo preciosa, al menos la portada, esta vez en un color azul grisáceo que en las fotos parecía plateado pero que era azul y por eso tenía el libro justo delante y no lo vi cuando fui a comprarlo. Tonterías aparte, el libro tiene algo de relieve y los detalles son muy bonitos y brillantes, lo que a mis ojos siempre da puntos. La portada es muy bonita y tiene mucho detalle pero ya 'dentro' no hay nada, ni una decoración. Lo único novedoso que he encontrado ha sido una especie de anexos donde hay una receta de unas galletas y luego unas normas para cuando entres al mundo de sueños. Eso ha tenido gracia, la verdad. También está el detalle como siempre del blog de Secrecy y el intento de darle forma de una página web pero no sé, si el libro trata de sueños me esperaba algo fantasioso y no que lo único de 'adorno' que tenga el libro sean unas páginas con apariencia de un blog. Supongo que tampoco es para que me queje de esto pero no sé, le doy importancia al apartado visual del libro aunque realmente no sea tan relevante como la historia pero bueno, no puedo evitar fijarme.
En cuanto a la historia... los personajes no evolucionan y si lo hacen es a peor, es decir, que cada vez queda más claro quiénes son los malos y quiénes los buenos: los buenos se hacen más buenos y los malos más malos, lo cual no tiene mucho sentido pero bueno, es esa manía de hacer a los protagonistas unos santos. Realmente lo que es la historia no avanza nada, aparece un nuevo enemigo desconocido supliendo a Anabel, los chicos siguen sin saber qué es ese mundo y por qué pueden entrar en él, y tampoco se desvela la identidad de Secrecy, aunque sí es cierto que al menos la relación entre los personajes cambia o que al menos las cosas ya se van preparando para el final. La verdad es que no me queda mucho que decir salvo impresiones, y es que por alguna razón este libro me recuerda al invierno. Sí, es un poco raro, pero es relativamente monótono y eso me gusta, y me recuerda a esa estación no sé por qué. 

Opinión (con spoilers): 
Supongo que aquí es donde tengo más cosas que decir porque... en fin, la historia o el cómo ha sido llevada durante este libro no me ha gustado nada, al igual que el final. Tal vez es porque se trata de una segunda parte y por eso que lo dejen tan abierto pero... bueno, ahora lo explicaré mejor y así en orden más o menos. 
Como decía en la anterior entrada, Liv es tonta. Es un hecho. Tiene 15 años, sí, pero... a veces es desquiciante, muy mayor para unas cosas y muy inmadura para otras. Supongo que el libro no está hecho para que la odies pero es que... puede con mi paciencia, es tan patética y se cree que lo hace todo tan bien cuando eso no es cierto que... Bueno, el resto de personajes se llevan otro tanto, sobretodo Henry por eso de ser el protagonista masculino, debe ser algo inherente en los protagonistas eso de que sean insoportables o algo así. En fin, se supone que aparece un nuevo malo maloso en este libro y no es otro que el psiquiatra que trata a Anabel, que por alguna razón es malo. Aparece, hace un poco el tonto por ahí y vuelve a desaparecer como ha venido, pasando sin pena ni gloria. En verdad no sé por qué aparece porque no hace nada. Luego, otra cosa destacable, es la genialidad de Henry de no contar nada y tener secretos con todo el mundo pero sobretodo con Liv. Por lo visto es muy lógico eso de ocultarle todo a la persona que amas, asi seguro que no te deja. En serio, ¿por qué? la mitad del libro trata sobre la relación de Liv y Henry, de como se enrrollan y de como Liv se enfada con él. Si es que no sé de qué se sorprende luego si lo único que hacen es enrrollarse, claro que no sabe nada de él si no hablan. Porque no hablan nada, ¿cuántos diálogos tienen así serios? Debería contarlos y seguro que son poquísimos. Es que su historia de amor es absurda y tan poco creíble que duele. 
Pero bueno, luego resulta que el malo maloso no era el psiquiatra sino Arthur, el ex-novio de Anabel, que por una razón completamente banal decide matar a Mia. A ver... era porque Liv había mandado a Anabel al psiquiátrico y porque al descubrirse su maldad sus amigos de siempre le daban de lado (por esa tontería de ir matando a la gente). Así que su idea genial es esa, primero darle información a Secrecy para dejar a Liv fatal en el instituto y que todos le den de lado y luego intentar matar a su hermana. Lo más normal del mundo. Pero lo peor es el final, donde la novia de Grayson aparece en el mundo de sueños como para lavarle el cerebro y que vuelva con ella, es decir, que Arthur se dedica a 'reclutar' gente para su causa, y Anabel pide a Henry y Liv lo mismo, aliarse contra Arthur. De locos. No sé si lo que buscaba la autora era mostrar cómo un mundo de sueños en manos de adolescentes se vuelve simplemente un campo más de batalla para sus lios amorosos y demás o qué, pero la verdad es que no le veo el sentido. El final como dije queda abierto para el tercer libro, que ya veremos qué pasa.

¿Me arrepiento?
Pues un poco sí. Ciertamente me sirvió para seguir desestresándome de mi TFM porque es una lectura muy ligera pero... es que no soporto a ningún personaje y la historia ya me parece tan alejada del mundo de los sueños que me pregunto el por qué añadirle algo sobrenatural que queda en segundo plano a una historia de adolescentes estúpidos y vengativos. Tengo miedo del tercer libro pero al igual por fin se sabrá si de verdad todo es obra de un demonio (que lo dudo), si se explica algo del origen de ese mundo o qué (ya sé, me arrepiento de haberlo leido pero quiero saber cómo acabará la historia...). En fin, ya veremos. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía estos libros, porque hace bastante que intento separarme de los libros de "adolescentes estúpidos vengativos" ^^ Además, la autora no es santo de mi devoción, la verdad.
    Gracias por la no-recomendación.

    Un abrazo y nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también intento huir de estos libros pero es que necesitaba algo ligero y no tenía otra cosa. Me alegro que te gustara la no-recomendación XD

      Eliminar