Comentario: El hotel encantado, de Wilkie Collins

He decidido hacer un comentario en vez de una reseña de este libro porque es más sencillo hablar de un libro, de cosas que te han llamado la atención o que consideras interesante, a tener que pensar en los apartados de una reseña. ¿Y esto por qué? bueno, seguramente esta entrada se publique en noviembre pero cuando la estoy haciendo es en octubre (por todo el tema de las reseñas y comentarios acumulados) y he leido el libro tras unos días horribles de pasarme el día dormitando, en la cama, y con 40º de fiebre. Así que como es lógico, no me apetece pensar demasiado.

Este libro fue obsequio de mi hermana por mi cumpleaños, pero antes que yo se lo leyó mi madre porque mi pila de libros pendientes seguía su curso y no tenía tiempo para leerlo, así que le encontré un hueco cuando Anábasis pudo conmigo y cuando no me apetecía leer capítulo de Harry Potter. En verdad yo no sabía nada de este libro, cuando me lo compró yo estaba con ella pero no me dejó leer nada (la sinopsis y da gracias) así que ni siquiera sabía que era un libro de época, no conocía al autor claro, y no sabía cómo estaba narrado o en definitiva, cómo iba a ser. Igualmente, el libro lo leí en una tarde. No me apetecía mucho leer en verdad, pero lo empecé un poco por hacer algo, por no estarme todo el día medio zombie sin hacer nada, y así a lo tonto me lo empecé por la tarde y me lo acabé por la noche. No es que yo leyera a un ritmo alarmante sino que la letra era grande, el libro no muy largo y los capítulos bien cortos, cosa que siempre te anima a seguir leyendo porque 'es que el capítulo siguiente solo son 4 páginas'.

La narración es extraña, más que nada porque los narradores cambian cuando es necesario, se empieza con el médico Wybrow para darnos a conocer a una extraña mujer, una condesa que le cuenta su historia y sus males para después pasar a Agnes Lockwood, la nueva narradora, y conocer la desaparición del marido de su amiga Emily Ferrari. Aparte de esta curiosidad, apenas hay descripciones, la lectura es muy sencilla y tampoco llegamos a conocer a los personajes, son solo unos esbozos, no sabemos lo que piensan ni lo que sienten, es como si estuvieran inacabados o como si realmente no fueran lo más importante de la historia. Todos estos factores hacen que el libro sea bastante inusual, al menos para mi pues no había leído nada así, la forma de redactar... no sé, es curioso y supongo que por eso es tan sencillo y tan rápido de leer. Lo que es la trama tarda en empezar pues yo me extrañaba de que el libro se llamase El hotel encantado y que no se hablara de ningún hotel por ningún sitio, pero a eso de mitad del libro por fin aparece. A pesar de lo sencillo que es, de la forma tan natural en la que se expresan las relaciones entre los distintos personajes y en definitiva, de la historia tan normal y corriente que se nos presenta al principio, no esperaba que se volviera tan siniestra de repente, con algunos toques que incluso me sorprendieron pues no esperaba algunas escenas un tanto macabras para un libro de ésta época.

Aunque apenas fueran esbozos, los personajes no me han gustado demasiado, sobretodo Agnes y Henry. Agnes era la prometida de lord Montbarry y Henry uno de sus hermanos pequeños, enamorado de Agnes, pero cuando Montbarry abandona a Agnes para casarse con la condesa Narona, Agnes continúa siéndole fiel para desespero de Henry. Agnes me parece un personaje... poco creible, demasiado idealizado, es demasiado perfecta y demasiado bella, demasiado buena y Henry demasiado insistente que en algunos momentos se nos presenta como una mala persona que quiere aprovecharse de la soledad de Agnes para ganarse su corazón por fin. Lo bueno es que como contrapartida de Agnes está la condesa Narona, esa extraña condesa que se le presenta al Doctor Wybrow, que es todo lo contrario al ángel maternal de Agnes, es una mujer fuerte y decidida, independiente, pero que acaba convirtiéndose en un alma en pena debido a sus acciones. Lo que no me gusta es que al final se descubre como otra mujer del montón que solo vive para servir al único hombre que queda de su familia, que es su hermano. Sí, lo sé, es un libro de época y escrito por un hombre, pero no puedo evitar compararlo con libros de Jane Austen, que son tan diferentes. 

En general el libro se lee muy rápido y está interesante ver cómo se desarrollan las cosas pues hasta el final que no lo sabes pero a veces creo que peca de sencillo, no sé. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario