Reseña: Las CRÓNICAS de NARNIA El caballo y el muchacho, de C.S. Lewis

Tercera parte de la saga (orden cronológico, y no orden según C.S. Lewis los iba escribiendo, yo me entiendo) y libro que nunca había leído, con lo que ha sido toda una sorpresa, la verdad. Éste libro era de la biblioteca y de vez en cuando aparecía alguna palabra subrayada pero sin duda lo mejor viene al final, de lo que dejaré una imagen. Ahora a la reseña:

¿Por qué lo compré?
1- Debería haber adaptado la pregunta, sí, lo sé. El libro es de la biblioteca así que no lo compré, digamos que ¿por qué quise leerlo? o ¿por qué lo leí? Ya que parece que estoy haciendo un reto de a ver si me leo completas de una vez algunas sagas, mi hermana y yo seguimos por Narnia después de empezar ambas Harry Potter (será por eso que los comparo tanto), y ya que leí el anterior libro pues por ir en orden fui a por el tercero. No hay ninguna razón en especial, no... aparte de las prisas por el plazo de devolución...

¿De qué va?
"Narnia..., el lugar donde los caballos hablan..., donde se maquina una traición..., donde el destino aguarda su momento.
Dos fugitivos se encuentran en un viaje inesperado y, con la ayuda de Aslan, aúnan sus fuerzas no sólo para huir sino también para evitar la conspiración que pretende arrebatar el país y los territorios circundantes al rey Archenland. Pero una batalla terrible decidirá su destino y también el de Narnia.
Narnia, la tierra donde todo puede suceder."


Ésta historia no tiene nada que ver con las películas, es decir, con las aventuras de los hermanos Pevensie, lo cual ya desde un primer momento está bien pues no va a ser la "continuación" de El león, la bruja y el armario, sino que es una historia diferente. Así que ¿de qué va? Shasta es el hijo de un pescador y viven solos cerca del mar, lejos del pueblo hacia el sur y lejos del norte, a donde el padre nunca quiere que vaya Shasta. Un día aparece un tashbaan, un hombre importante, que pide cobijo pero lo que realmente quiere es comprar a Shasta, a lo que el padre acaba accediendo, ya que realmente no es su hijo pues lo encontró una noche en una barca junto a un adulto que había muerto por alimentarlo a él. Y el parecido tampoco era notable pues Shasta era rubio mientras que su padre era moreno, como todos en el sur. Shasta decide preguntarle al caballo del tashbaan a dónde piensan dirigirse, y para su sorpresa el caballo le contesta, pues es en realidad un caballo parlante de Narnia, así que los dos deciden huir al norte. Bree, el caballo, enseña a montar al muchacho y así inician toda una carrera hacia la libertad del norte. En su camino encontrarán a Aravis e Hwin, la hija de un tashbaan y su yegua, también proveniente de Narnia, que huyen al norte para ser libres, al igual que los otros. En su camino se internarán en una ciudad, encontrándose con otros personajes que les ayudarán, para finalmente cruzar el desierto y llevar a cabo algo más que simplemente llegar a Narnia.

Opinión (sin spoilers):
De nuevo, tampoco creo que sean necesarios spoilers para hablar sobre este libro. Ha sido mucho más curioso de leer que El león, la bruja y el armario, probablemente porque nunca lo había leido y tampoco tiene película, y la verdad es que te hace entender cosas del mundo que en el anterior libro ni imaginas, como por ejemplo que existen otros países. Ya, tal vez debería saberlo pues se supone que El príncipe Caspian sí lo leí, pero como no me acuerdo pues nada, ha sido una sorpresa. El libro, al igual que el anterior, es ameno, se intenta implicar al lector en la lectura pues de vez en cuando se hace mención a él, lo que no deja de demostrar que es un libro para niños, e incluso se omiten cosas y se pasa a narrar otra cosa, según el propio autor, porque no queda más que decir de la historia de unos y mejor pasar a ver cómo les va a los otros. Tal vez se me haya hecho algo corto, el final es muy típico de los cuentos de hadas, con el final de feliz de 'pasó esto y aquello y vivieron felices' etc., etc., demasiado rápido, no sé. Algunos personajes me caen verdaderamente mal, son bastante pedantes y pesados, pero supongo que hay que ver el final moralizante en la figura de Aslan. 

¿Me arrepiento?
En resumen, el libro no está mal, es diferente, curioso al tener una historia bien diferente a las aventuras de los hermanos Pevensie y se agradece la variedad (en lo referente a los libros de la saga). Yo no me he entretenido buscando todas las influencias y significados de por qué son así las cosas, yo me he quedado con lo literario, con la historia, así que no, no me arrepiento de haberlo leído (a pesar de las prisas por terminarlo)

Y aquí el extra:


Sí, eso me apareció en el libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario