Reseña: Harry Potter y la piedra filosofal, de J.K. Rowling

Y ésta ha sido mi lectura últimamente, algo sencillito y que tenía ganas de releer ya que no me acordaba absolutamente de nada del libro. Aparte, voy a leerme por primera vez toda la saga completa así que bueno, vayamos con la reseña del primer libro:

¿Por qué lo compré?
1- Creo recordar que lo trajeron a la papelería de mi pueblo, y no sé si acababa de salir la peli (no me suena) o simplemente se había puesto de moda o algo, pero mi madre nos compró a mi hermana y a mí los dos primeros libros y así es como empezamos. Después nos fuimos comprando los demás hasta el cuarto y ya el resto cuando los fueron sacando.

¿De qué va?
"Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y del insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el colegio interno Hogwarts de magia y hechicería. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular. En esa escuela tan especial aprenderá encantamientos, trucos fabulosos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertirá en el campeón escolar de quidditch, especie de fútbol aéreo que se juega montado sobre escobas, y se hará un puñado de buenos amigos... aunque también algunos temibles enemigos. Pero sobre todo, conocerá los secretos que le permitirán cumplir con su destino. Pues, aunque no lo parezca a primera vista, Harry no es un chico común y corriente. ¡Es un verdadero mago!"

Realmente ya se dice todo acerca del libro en la sinopsis... Y de todos modos ¿quién no conoce Harry Potter? En este primer libro se habla de Harry y su vida con los Dursley, sus tíos y su primo, que lo tratan de una forma casi inhumana ya que al morir sus padres "en un accidente de coche" ellos pasaron a ocuparse de él. Pero todo cambiará el día en que reciba una misteriosa carta que sus tíos no le dejarán leer. Igualmente las cartas seguirán llegando y al final Harry descubrirá que él es un mago y que tiene plaza para estudiar en Hogwarts, colegio de magia y hechicería. Allí hará por fin nuevos amigos (y enemigos) mientras descubre los entresijos del mundo mágico como es el quidditch o los encantamientos y pociones que dan en clase, aparte de a Voldemort, aquel que mató a sus padres, mago famoso que desapareció después de intentar matar a Harry, haciéndole su famosa cicatriz con forma de rayo. De todos modos la historia de este libro se centra en la Piedra Filosofal ya que él, Ron y Hermione van atando cabos y deducen que Snape, el profesor de pociones y jefe de la casa de Slytherin, quiere robarla, aunque es en verdad algo que entraña sucesos más grandes e importantes.

Opinión (con spoilers):
La historia no es que tenga muchos spoilers ya que la mayoría de cosas que pueden parecer inocentes en este libro se descubren en siguientes que son mucho más oscuras de lo que parecen. Snape pilla manía a Harry enseguida y por ello resta puntos a Gryffindor en cuanto puede, es por eso que él, Ron y Hermione piensan que es Snape quien intenta robar la piedra filosofal y en general, hacer daño a Harry, pero también encuentran a Snape en la habitación de la trampilla que Fluffy custodia y con una herida en la pierna, lo que les hace sospechar. Llegan a la conclusión también de que en Hogwarts se guarda la Piedra Filosofal ya que al poco de ir Harry y Hagrid a Gringotts intentaron robar en una sala, y Hagrid les dijo sin querer el nombre de Nicolas Flamel, descubridor de la piedra. Los amigos consiguen llegar superando diferentes pruebas, donde está la susodicha piedra pero no era Snape el que intentaba robarla como ellos pensaban, sino Quirrell, el patético profesor de Defensa contra las Artes Oscuras que oculta a Voldemort en su interior. Pero gracias a Harry no conseguirá salirse con la suya.

Opinión (sin spoilers):
Es un libro sencillo y ameno, con un lenguaje no muy complicado ya que se supone que es para niños. Así no encuentro pegas en la redacción (como en el caso de Susurros, ejem). Consigue que las cosas parezcan realistas y la verdad es que es bonito ver la facilidad con la que J. K. Rowling ha plasmado los pensamientos y acciones de unos niños, cosa que irá cambiando a medida que vayan creciendo, claro. Así, no puedo encontrar ninguna pega evidente salvo, tal vez, que no parece verosímil lo que pueden hacer tres alumnos de primer año, aunque claro, son magos, ya de por sí es algo inverosímil...

¿Me arrepiento?
La verdad es que no, es una lectura ligera que cuando eres niño te permite fantasear pensando en qué casa de Hogwarts estarías o en que realmente podría existir ese tipo de magia. Además, está bien redactado y consigues meterte en ese mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario