Todo el mundo de puente. Todo el mundo de puente menos yo. También tendría que decir que yo en teoría tengo puente todas las semanas porque los jueves no tengo clase, pero éste es especial porque la semana que viene tengo dos exámenes, uno el lunes y otro el martes. Ahí seguiditos. Así que voy a encerrarme a estudiar (y debería empezar ya el dichoso trabajo de fin de grado) pero mi cabeza se empeña en hacer otros planes. En fin. 

Esta semana ha sido extraña ya que el martes no tuve clase pero sin duda el lunes fue movidito por lo de madrugar, bajar a la ciudad, hacer cosas y luego ir a clase para tener después la entrevista de Hombres y Mujeres donde teníamos que hablarle a la profesora de Erasmo y sus coloquios. Casi muero hablando porque parece que soy incapaz de hablar en público pero bueno, no fue tan horrible como esperaba. Al menos no tuve que hacerlo delante de toda la clase. 

Lo que ando leyendo
Pero bueno, el martes aproveché y me fui con mi novio a comprar los regalos de navidad. Podría poner aquí los regalos que compré pero mi hermana ya está dando la tabarra con que le diga qué le he comprado así que no. Ya que estaba pues me compré un regalo para mí, que es el libro de FUEGO, la continuación de EL CÍRCULO y ya me lo he empezado porque moría de ganas de tenerlo y leerlo (claro que para eso tenía que terminar Susurros y ya lo he hecho, ya pondré la reseña alguna semana, que empiezan a acumulárseme). También vi la segunda parte de El Resplandor pero me voy a esperar a que saquen la edición de bolsillo para tener los dos libros iguales (¿para qué Tsukko, si no te caben en la estantería?). Pero aparte de eso también estuvimos buscando un comic por toda la Valencia y no hubo manera, así que nos fuimos ya como último recurso a una tienda en la que yo había estado una vez, un poco rara, pequeña, oscura y llena de cajas. El comic no estaba pero encontré un montón de mangas en inglés y en francés, y estuve por comprarme el segundo tomo de Mirai Nikki que estaba por 3 euros pero si hubiese estado el 1 hubiera sido perfecto pero no estaba, una pena, los hubiese comprado, estoy empeñada en que quiero un manga en otro idioma (que entienda). Pero lo mejor de la tienda no era eso, sino que un gato que había por ahí rondando se subió encima del mostrador y fui feliz al acosarlo un poquito y hacerle arrumacos. Era todo negro con los ojos amarillos y bastante grande, muy mono, aunque ya no le pregunté al dueño si era macho o hembra y cómo se llamaba, hubiese sido más raro y yo la loca de los gatos (que lo soy, pero tampoco es para que se sepa).

También en mis andanzas encontré este manga que ya había visto pero que había olvidado: Bride Stories. He visto que la autora es la que hizo el conocido manga Emma pero no sé cuántos tomos son y yo soy de comprar colecciones enteras cuando están de oferta, como que sale más rentable, así que ya veremos. Definitivamente no parece ser el shojo normal y típico y por eso me llamó la atención pero eso, ya veré qué hago, que aún voy andando a la universidad para pagar las Monster High. Ah, si, esta semana no hay fotos... Quería hacerle una a mi bufanda pero me la ha terminado mi madre porque yo tengo que estudiar. Qué navidades más horribles voy a pasar.

Bueno, me voy a hacer cosas de provecho como ponerme a leer Dos reinas propietarias, Isabel la Católica y Juana I: sus derechos y aptitudes para el examen del martes, que va siendo hora... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario