Ahora mismo estoy con sobredosis de cafeina, son las 3 de la mañana y apenas tengo sueño. Solo he bebido un vaso de coca cola... pero bueno, aprovecho el tiempo todo lo que me permite esta hiperactividad (nota mental: hacer la memoria del seminario de cerámica griega). Esta semana ha sido... cansada como todas, y lo mejor viene la semana que viene, que tengo dos exámenes, bieeeen... tengo que ponerme a estudiar en serio. Mañana tal vez. Así que no creo que prepare reseñas ni nada, a no ser que la haga sobre el libro de Peter Burke pues poco ibamos a hacer... tal vez a la semana siguiente, cuando acabe los exámenes y muera por dentro esperando las notas, recupere un poco Susurros, que lo tengo abandonado, y así terminarlo y criticarlo a gusto en la reseña porque puedo y porque es mi blog. Lo malo es que ya me acabé Mascarada de Mundodisco, y ya echo de menos a mis brujas. Se me hacían las tantas leyendo, y así en las pausas pues... 

Pero bueno, que me voy por las ramas (aunque no tengo nada que contar). Sé que no debería ponerlo aquí pero ya está por fin el album de Tsuki Amano para descargar. Aquí no lo pondré pero sí en mis otros dos blogs. Tardó tanto en aparecer... y tenía tan poco tiempo para buscarlo... ha sido bonito de todos modos, que me lo pasaran dos personas (arigato). Recuerdo aquellos tiempos en los que era yo la que encontraba las cosas más extrañas y pensaba que el que llevaba el post en Mcanime sobre Tsukiko (¡cuánto tiempo!) era un lento y que tenía que buscarlo y aportarlo yo todo. Parece que las tornas han cambiado snif snif. Pero eso, estoy muy contenta de tenerlo al fin, lo próximo será un disco original.

Cambiando de tema, mi bufanda ya va pareciendo algo, me propuse hacer una franja por día y aunque no lo he cumplido (avatares de la vida) su longitud ha crecido exponencialmente, y más pensando que la tenía meses ahí muerta de risa (he tenido que resucitarla). Yo lo que quería era practicar puntos nuevos, pero a mi madre no le parece buena idea porque quedará un desastre como la otra, pero prefiero que sean desastres y aprender, si no es un aburrimiento, y además, una vez te la pones y la arrugas y tal no se notan demasiado los fallos.
Creo que la cafeina hace que no me concentre demasiado en las cosas. 


Y llegó un nuevo día un poco más claro. En la entrada anterior no pude ponerlo pero bueno. Mi hermano y su mujer nos trajeron los restos (sí, restos, no queda muy bien decirlo) de un bizcocho que hicieron por halloween. Lo bonito es que imitaba un cementerio con su vallita de kitkats, sus lápidas y algún que otro resto como calaveras, aparte de fantasmitas y tal. Uno de los fantasmas lo hizo mi hermano. No lo imaginaba capaz de hacer algo así relativamente mono (espero que nunca lea esto)...

Pero bueno, ya lo último decir que mi pobre hermana no tuvo una semana muy buena, así que para animarla le compré más o menos una baraja de Magic y mi novio y yo le enseñamos a jugar. ¿Por qué más o menos? Porque parece que los manás se han extinguido o han desaparecido de la tierra, ¿es posible que no haya en ningún lado? ¿o acaso les absorve el alma a los dependientes ya que éstos nunca saben donde están y no van a buscarlos? En fin, su baraja es de verdes, ya que no quería que invadiera mi territorio de seres vampíricos y zombis y todo eso (nota mental 2: tengo que hacerme una baraja de seres feéricos siniestros). Y creo que ya está, me voy a hacer cosas productivas.

2 comentarios:

  1. que foto sexy has puesto para empezar el post daring...
    gracias otra vez por la baraja~~
    y el fantasmita muy mono, ¿lo hizo nuestro hermano? no lo sabia... ¬¬U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dijo Rocio, que lo hizo él.
      Un día que pueda iremos a mirar cartas ¿si?

      Eliminar