La primera semana de clase ha sido un coñazo y soy una marginada social. Pero esta entrada no es para hablar de eso sino de la aventura de atinar a ir a Alicante para llevar a mi hermana al aeropuerto. Nos tuvimos que levantar a las 4, 4 y media para poder salir a las 5. Yo me levanté enseguida, mi hermana también y mi padre ya llevaba desde las 4 despierto y por ahí. Cuando se hicieron y veinte ya empezamos a sospechar de que nuestra madre seguía dormida y en efecto, ahí estaba tan a gusto así que tuvimos que despertarla y cuando ya estabamos todos listos nos dispusimos a partir. El principio de la travesía fue fácil, la dificultad radicaba en que era de noche y no se veía ni torta de las señales pues los camiones tenían la costumbre de ponerse delante cuando intentabas leer. Así que nos perdimos. Tuvimos que parar en un área de descanso y preguntarle a unos camioneros que nos dieron indicaciones y así más o menos volvimos al camino pero no al del mapa que nos había proporcionado mi hermano que era una mierda inteligible por cierto

Y fuimos ahí a lo valiente dirección Alicante con un mapa de carreteras del 2009 que era otro lío pero por lo menos sabías dónde estabas, que es algo. Ya fue clareando y vimos el amanecer, qué bonito, claro que todo el viaje lo hicimos de noche y me sorprende la cantidad de coches que había a esas horas intempestivas. Después de eso, encontramos una señal que ponía aeropuerto en amarillo y no sé si es que allí no saben hacer carteles que acto seguido te ponía puerto exactamente igual, cosa que puede dar lugar a equivocaciones como nos pasó y volvimos a perdernos. ¿En serio a nadie le parece lioso eso? Pero bueno, tuvimos que dar otra vuelta y al fin fuimos por buen camino y encontramos el dichoso aeropuerto... Una vez allí no teníamos ni idea de qué había que hacer, como que solo he cogido un avión en mi vida, así que fuimos derechos a información donde nos dijeron que había que facturar la maleta primero y luego ir al otro lado a embarcar o algo así. La escena fue esta:
- Hola, ¿esto como funciona?- yo, la pobre mujer de información se ríe y luego me lo explica.
Yo lo único que quería era ir al baño. Facturamos, muy majete el que nos atendió, y por turnos fuimos al baño mientras estábamos en la cola. Aquello estaba lleno de ingleses y se les distinguía a la legua, la verdad. Pero bueno, fuimos a comer algo allí en el aeropuerto, que está en mitad de la nada por cierto, y todo tenía unos precios estratosféricos pero aun así teníamos que comer algo y no quedaba más remedio. Y esta fue la escena al pagar:
- Hola, ¿queréis un kitkat?- la de la caja.
- ¿Es gratis?- yo, la mujer se ríe, supongo que del morro que tengo mientras mi madre me mira mal.

Nos dirigimos al sitio ese de embarque o lo que fuera y mi hermana se fue muy rápido porque allí ya no podíamos acompañarla, no le pude decir nada así que lloré un poquito mientras las inglesas me miraban mal y con cara de superioridad. Pues la gente tiene sentimientos, no como vosotros. Y nada, no podíamos ver cómo despegaba el avión ni nada así que nos estuvimos un poco por ahí, quejándonos de las montañas de Alicante que no tienen árboles ni tienen nada, y ya después de robar electricidad en el baño de mujeres cargando el movil de mi madre un poco, nos dispusimos a irnos. El problema es que no sabíamos cómo salir del aeropuerto. Seguimos a unos coches y acabamos en la carretera esta de peajes, que no sé cómo se llaman. Fuimos tranquilos, eso sí, pero lo de pagar no mola tanto... aunque vimos el mar. Es curioso que viva en Valencia y que en 5 años no haya ido a la playa a ver el mar. Seguimos por ahí muriéndonos de calor y al fin llegamos a tierras conocidas con unas montañas verdes y bonitas no como las de allí. Lo bueno es que no nos perdimos. Y esa fue nuestra odisea para ir a Alicante...



El libro ese de los dinosaurios era mi lectura ligera para el viaje que resulta que estaba en mi mochila y la camiseta de la peli El viaje de Chihiro ya ha llegado, pero ya hablaré de eso la semana que viene supongo. Y bueno, para los interesados, Iku está en una casa perdida en medio de la nada y a 2 millas del pueblo más cercano, allí hace frío (que suerte, aquí estamos en octubre y parece que sea verano) y tiene el ordenador muerto así que no podrá actualizar su blog por ahora (ya hago yo de intermediaria). Como solo lleva dos días pues es pronto para hacer un baremo así que ya veremos... y bueno, lo peor de todo es que para Navidades tendremos que volver al aeropuerto para recogerla. Qué he hecho para merecer esto... Bueno, ya escribiré por aquí~~

6 comentarios:

  1. Dios que lata,sobre todo lo de levantarse temprano DX me gustan tus entradas personal hasta más que las de reseñas. Espero que Iku consiga un ordenador pronto D:
    Hasta la próxima nwn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de levantarse fue un asco, ese día estuve como 19 horas despierta... Y lo de las entradas personales pues... de normal nunca tengo nada que contar XD y no sé, me gusta contar las impresiones que me dan los libros o mangas (aunque algún libro se merece las reseñas solo para desahogarse de lo malo que es).
      Iku parece que ya tiene cargando el ordenador así que al igual un día de estos puede hacer entrada o algo ^^

      Eliminar
  2. Allí es cuando uno se da cuenta que de noche o mas bn de madrugada pasan muchos autos y es impresionante eso !!!
    Ojala tu hermana tenga un bien bueno y pues animo para cuando ella vuelva :')

    Saludos (〃∇〃)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la carretera de mi pueblo si que no pasa nadie, supongo que como esa carretera era más importante pues por eso habían más coches...
      Y bueno, ya puedes ver cómo le ha ido, que ha hecho una entrada en su blog, gracias por comentar ^^

      Eliminar
  3. ni yo podria haberlo explicado mejor... (dios, estoy vivaaaaaaaaaaaaaaaa!) menuda travesia la nuestra, yo ya daba por hecho que perdia el avion xD
    creo que es mejor que no nos dijeramos adios, habria sido mucho más lacrimogeno, ¿no te parece? es como en el Final Fantasy X que el padre de Yuna se va sin despedirse de nadie (es imposible que no te acuerdes) pues eso... a hablamos~~
    muchos muchos besos!~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El 90% de posibilidades era de que perdieras el avión y más con nuestra incapacidad para ir en coche a lugares desconocidos.
      Y supongo que tienes razón, habría sido peor pero no sé, fue muy de repente. En fin, buscaremos una manera de hablar~~

      Eliminar