Las Gorgonas: Medusa, Esteno y Euríale

Odio la época de exámenes. Y estoy empezando a odiar medieval. Sí, debería estar estudiando pero he decidido tomarme un descanso a ver si me pongo con más ganas... lo juro, después de esto sigo estudiando. 
Como prometí, toca la entrada sobre las tres Gorgonas, una cosa facilita de hacer así que ahí vamos (siempre encuentro cosas mejores que hacer cuando estudio, soy horrible)

Medusa

En la mitología griega, Medusa (en griego antiguo Μέδουσα Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) era un monstruo ctónico femenino, que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos. Fue decapitada por Perseo, quien después usó su cabeza como arma hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la pusiera en su escudo, la égida. Desde la antigüedad clásica, la imagen de la cabeza de Medusa aparece representada en el artilugio que aleja el mal conocido como Gorgoneion.
Las tres hermanas gorgonas (Medusa, Esteno y Euríale) eran hijas de Forcis y Ceto, o a veces de Tifón y Equidna, en ambos casos monstruos ctónicos del mundo arcaico. Esta genealogía la comparten sus otras hermanas, las Greas.
Aunque los pintores de vasijas y talladores de relieves griegos antiguos imaginaban a Medusa y sus hermanas como seres nacidos con forma monstruosa, los escultores y pintores del siglo V empezaron a imaginarla como hermosa a la par que terrorífica. En una versión posterior del mito, narrada por el poeta romano Ovidio, Medusa era originalmente una hermosa doncella, "la celosa aspiración de muchos pretendientes" y sacerdotisa del templo de Atenea, pero cuando fue violada por Poseidón, en el mismo templo, la enfurecida diosa transformó el hermoso cabello de la joven en serpientes. Atenea se esperaba esa actitud de un dios como Poseidón, por lo que convirtió a la víctima automáticamente en criminal, pues una sacerdotisa de Atenea debía mantenerse célibe como requisito para servir a la diosa.
En la mayoría de las versiones de la historia, Medusa estaba embarazada de Poseidón cuando fue decapitada mientras dormía por el héroe Perseo, que había sido enviado a buscar su cabeza por el rey Polidectes de Sérifos. Con la ayuda de Atenea y Hermes, que le dio las sandalias aladas, el casco de invisibilidad de Hades, una espada y un escudo espejado, el héroe fue a visitar las Grayas para que le dijeran donde se encontraba la cueva de las gorgonas. Finalmente Perseo cumplió su misión. El héroe mató a Medusa acercándose a ella sin mirarla directamente sino observando el reflejo de la gorgona en el escudo para evitar quedar petrificado. Su mano iba siendo guiada por Atenea y así cortó su cabeza. Del cuello brotó su descendencia: el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor.
Según Ovidio, Perseo pasó por el noroeste de África junto al Titán Atlas, que estaba allí sujetando el cielo, y lo transformó en piedra. De forma parecida, se decía que los corales del Mar Rojo se habían formado de la sangre de Medusa que salpicó las algas cuando Perseo dejó la cabeza petrificadora junto a la playa durante su breve estancia en Etiopía, donde salvó y se casó con la hermosa princesa Andrómeda. Incluso se decía que las víboras venenosas del Sáhara habían brotado de las gotas caídas de su sangre.
Perseo voló entonces a la isla de su madre, donde ésta estaba a punto de ser casada por la fuerza con el rey. Gritó "Madre, protege tus ojos", y todos menos ella fueron convertidos en piedra por la vista de la cabeza de la Medusa.
Entonces le dio la cabeza a Atenea, quien la colocó en su escudo, la égida. Según algunas fuentes, la diosa le dio la sangre mágica de Medusa al médico Asclepio, pues la que manaba del lado izquierdo del cuello era un veneno mortal, y la del lado derecho tenía el poder de resucitar a los muertos.
Según cuenta Pausanias, el mito de Medusa es una versión novelada de la historia de una reina quien, tras la muerte de su padre, habría recogido ella misma el cetro, gobernando a sus súbditos cerca del lago Tritonide, en Libia. Habría muerto de noche durante una campaña contra Perseo, un príncipe del Peloponeso.

Esteno

En la mitología griega, Esteno (del griego antiguo Σθεννώ, "fuerte"), era una de las tres gorgonas junto con sus hermanas Euríale y Medusa, y era caracterizada por su enorme fuerza.
Según la leyenda, Esteno al igual que sus hermanas era una bestia nacida de los dioses marinos Forcis y Ceto, aunque otras fuentes dicen que de Poseidón y Equidna.
Tenía forma de mujer de enormes dimensiones, con la cabeza llena de serpientes vivas en lugar de cabellos, garras de bronce, alas de oro, y cola de serpiente.
Al igual que su hermana Euríale es inmortal, a diferencia de Medusa, cuyo cuello fue cortado por Perseo.
Esteno era la más independiente y salvaje de las tres gorgonas, siendo la que más muertes causaba a los humanos. Ni siquiera era superada por la temida Medusa, a quien le fue otorgada la mirada petrificante como protección por no ser inmortal.
Esteno posee una gran fuerza física y mental: tiene la habilidad de concentrar su energía mental en la mirada, haciéndola capaz de atrapar las energías cercanas a su alrededor hipnotizando a sus agresores y deteniéndolos en el acto.
Su labor era proteger varios oráculos con pitias, encantadoras de serpientes, que representaban la fuerza y no la adivinación. En honor a Esteno y a Euríale se hacían sacrificios, que consistían en llenar con sangre ritual los cimientos de esquinas, pilares y paredes de templos para otorgarles estabilidad y fuerza.
La sangre misma de Esteno, posee las cualidades de dar vida (si era obtenida del lado derecho) o la muerte (si era obtenida del lado izquierdo).
En términos religiosos Esteno, caracterizada por la serpentina letra "S", representaba la fuerza infinita, el tiempo (a menudo era representada con dos caras, mirando al pasado y al futuro al mismo tiempo), y las puertas dimensionales al reino de la muerte.

Euríale

En la mitología griega, Euríale (en griego antiguo Ευρυαλη, "la caracterizada por buenas acciones") es una de las tres gorgonas, junto con Medusa y Esteno. Representa la virtud de la universalidad.
Euríale es una criatura preolímpica y la mayor de las gorgonas, nació de la unión bien de Forcis y Ceto según unas versiones, bien de Tifón y Equidna según otras. Es inmortal igual que su siguiente hermana Esteno pero en cambio la más joven, Medusa, nació mortal y hermosa.
Tenía forma de una enorme mujer, en su cabeza en lugar de cabellos le crecían serpientes venenosas vivas, y, según otras versiones también de sus axilas. Poseía además garras de bronce, una boca enorme con colmillos de marfil, alas de oro, y cola de serpiente, si bien versiones más antiguas la muestran semejante a un centauro.
Al igual que sus hermanas, Euríale poseía sangre con virtudes curativas, pero sólo si era extraída del lado derecho, pues de lo contrario su sangre se convertía en un veneno letal e instantáneo.
Aunque es una bestia que vive en las entrañas de la tierra, es la única gorgona con sentimientos "maternos". En varias obras se menciona que cuando Perseo decapita a Medusa, Euríale es quien la llora desconsoladamente. Es también la madre de Destino, creadora del mundo del Caos Según algunas versiones, mantiene relaciones amorosas con Poseidón, resultando madre del centauro Pegaso, aunque ciertos autores argumentan que se trataba de otra Euríale, la hija del rey cretense Minos.
Como diosa terrestre, protegía y controlaba varios santuarios y oráculos en las montañas, (por ejemplo el Oráculo de Delfos) e incluso es quien inspira a las pitias o pitonisas encantadoras de serpientes.

2 comentarios:

  1. Vaya, Euriale sale horrible en la imagen pero es la más "humana" de las tres xD
    ¿como es que no se tiene casi constancia de Esteno y Euriale? la más famosa es Medusa y la que tiene algo más de historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo se aun pero supongo que Medusa es la que más ha trascendido por aparecer en el mito de Perseo y por eso apenas se sabe de Esteno o Euríale pues que yo sepa no aparecen en ninguno. Seguiré investigando al respecto cuando acaben los exámenes seguramente

      Eliminar